Softwares para la Industria 4.0

Deja un comentario

Softwares para la Industria 4.0

Los softwares de Industria 4.0 son herramientas imprescindibles para entender lo que ha venido a llamarse la transformación digital y en general la nueva era en la producción que se ha inaugurado a través de implementar la tecnología en las fábricas. Es por ello que a continuación queremos explicarte más sobre el propio concepto de Industria 4.0 así como de la transformación digital y los principales softwares que están ayudando a que esta suceda. De paso, también hablaremos de las ventajas que puede reportar a tu negocio y de cómo puede ayudarte a mejorar su gestión y eficiencia. 

Qué es la industria 4.0

La Industria 4.0 es, por así decirlo, el último capítulo de la revolución industrial y que está llamada como concepto a revolucionar toda la producción y fabricación a partir de varias tecnologías que de forma conjunta pueden ofrecer excelentes resultados a la actividad de dichas empresas, a sus resultados y naturalmente a su propia competitividad. El resultado de la Industria 4.0 es precisamente el de las fábricas inteligentes, conjuntos productivos que son capaces de operar con la máxima eficiencia posible y, al mismo tiempo, empleando el menor número de recursos posibles. Es así que podríamos definir la Industria 4.0 en el método de fabricación por el que se produce una coordinación entre el mundo tecnológico y el informático a través de la tecnología. Con ello se consigue generar estructuras que funcionan de forma independiente, eficiente y sobre todo flexible. 

Softwares como los ERP, MRP I y MRP II son los responsables de ello y de hecho hacen también sea necesario un cambio en el concepto de la propia empresa. En efecto, la Industria 4.0 exige un cambio en la mentalidad a la hora de entender la empresa, sus actividades y toda la gestión de las mismas. Podríamos decir, en consecuencia, que se trata de un cambio generalizado en el que no solo se trata de introducir la tecnología en las fábricas para llevar a cabo una digitalización de la industria y de todos los servicios sino que, más allá de eso, se trata de un proceso por el que se implica a la plantilla, a los proveedores, a los clientes en la medida en que se les ofrecen servicios en mejores condiciones y en general todos los departamentos de una fábrica. Se trata de que esta opere como un conjunto del que cada una de las partes actúa como una célula. 

Por ello, podemos incluir dentro del concepto de Industria 4.0 una serie de características que son esenciales para poder entenderla. De un lado, se produce la transformación del mundo físico al digital por la que se captura información acerca de todos los procesos y se crea un registro de naturaleza digital para ella. En segundo término, debemos decir que se produce una transformación de lo digital a lo digital. Eso quiere decir que la información acerca de lo físico que se ha generado se comparte e interpreta a través de softwares específicos que emplean la analítica de escenarios y situaciones posibles a través de Inteligencia Artificial para descubrir nueva información. 

En tercer lugar, debemos añadir que al mismo tiempo se produce una transformación del mundo digital al físico. Eso quiere decir que mediante algoritmos es posible traducir determinadas decisiones que aplicamos en el mundo digital al mundo físico. Con ello, producimos cambios efectivos en la cadena de producción o en alguno de los procesos involucrados en la misma.

Ventajas de la transformación industrial para una empresa

A continuación queremos hablarte acerca de algunas de las ventajas que tiene la transformación industrial para una empresa y que son de hecho aquellas de las que goza la Industria 4.0 y las fábricas inteligentes a las que da lugar. 

– Basándonos en el proceso que hemos descrito antes por el que de lo físico se obtiene información en lo digital, podemos decir que a la luz de una mayor y mejor información es posible mejorar la calidad de las decisiones. 

– Una de las consecuencias que tiene la Industria 4.0 gracias a la mejor toma de decisiones es que es capaz de aumentar la rentabilidad de la producción y al mismo tiempo hacer que esta resulte más eficiente. En efecto, puede hacer todo el proceso más efectivo a partir de un control más exhaustivo de todas las variables y, de paso, hacer que se reduzcan al mínimo los desperdicios de todo el proceso optimizando al máximo el capital humano y material de una empresa. 

– La Industria 4.0 es también capaz de conseguir una mayor integración para cada uno de sus procesos. Esto se debe a que la información se transforma en datos concretos de naturaleza digital que se integran y sintetizan para formar un conjunto. De paso, para muchos sistemas propios de la Industria 4.0 como el Just In Time se requiere una organización más integral de cada miembro y cada departamento de la compañía. 

– Por todo lo que hemos comentado hasta ahora y por el mayor grado de organización del que dispone la Industria 4.0 hay que mencionar como otro de sus beneficios el hecho de que aumenta su flexibilidad y de paso su capacidad de respuesta ante posibles eventualidades. 

– Otro de los beneficios de la Industria 4.0 es que permite una mejor comunicación con los clientes así como con los proveedores fruto de las características de su propia actividad. 

– Igualmente, y gracias a mejorar la organización de la fábrica es posible reducir el tiempo de trabajo y de cada tarea del proceso, por lo que se puede producir tanto a discreción de demanda como por procesos en menos tiempo mejorando así la rentabilidad de las operaciones. 

– Por añadido, y precisamente gracias a la optimización de todos los procesos es posible reducir los costes gracias a que se reducen los tiempos, los desperdicios y desperfectos en la producción y todo el capital invertido en ella (transporte, inventarios, maquinaria, etc.)

Qué tecnologías se integran en la industria 4.0

Hablaremos ahora de las tecnologías que forman parte de la Industria 4.0 y que la hacen posible. Este es un concepto general para las compañías que viene dado por dichas tecnologías y por la digitalización de todos los procesos de una industria. 

 

Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas es el concepto por el que se entiende la interconexión de los diferentes objetos y dotación de una fábrica a través de Internet con las personas que los manejan, gestionan y administran en calidad de responsables de los procesos y como operarios en general. 

Cloud Computing

El término Cloud Computing hace referencia a todos aquellos servicios que se encuentran y se prestan a través de Internet y que por lo mismo suponen una tecnología avanzada y también responsasble de la Industria 4.0. Es lo que se conoce como operatividad en la nube y que permite que archivos, información y programas estén almacenados de forma completamente online y, por lo mismo, sean consultables por el cliente o el usuario a través de cualquier dispositivo independientemente de su capacidad de almacenaje. 

Business Intelligence

Por Business Intelligente se entiende la habilidad y las prácticas por las que somos capaces de transformar los datos inconexos en información que a su vez se sintetiza para generar con ella conocimiento. Este conocimiento es de hecho imprescindible para poder optimizar cada uno de los procesos que están involucrados con el propio negocio así como con la toma de decisiones de todas las operaciones que afectan al mismo. 

Big Data

Big Data es otra de las herramientas fundamentales para entender la Industria 4.0 y su propio funcionamiento. Es así que con Big Data se define un concepto en el que entra la gestión de los grandes volúmenes de datos que se generan en la actualidad primero de forma no estructurada. La función del Big Data consiste precisamente en organizarlos para que puedan ser analizados en provecho de las compañías y con ellos poder tomar mejores decisiones en departamentos y puntos de gran importancia estratégica para la empresa y la industria. 

Realidad Virtual y Aumentada

La realidad aumentada es el conjunto de tecnologías que permiten generar imágenes reales y virtuales con las que se puede interactuar en tiempo real para poder añadir información sobre ella y los distintos elementos que la componen y poder así ejercer simulaciones de lo que va a ocurrir en una situación futura. Con ella se puede acceder a la sobreimpresión de información, la validación de tareas realizadas y el guiado y resolución de incidencias. 

Robótica

La robótica juega también un papel esencial a la hora de definir la Industria 4.0 ya que se incluyen todas las máquinas y componentes de inteligencia artificial que no solo son en la actualidad capaces de cumplir órdenes concretas sino también de anticipar tareas de forma intuitiva y según las propias necesidades de la compañía y su comportamiento.

 

Ciberseguridad

No puede excluirse de la Industria 4.0 su enfoque en la seguridad que es de hecho la que la hace estable y la que ofrece grandes garantías a todas las empresas que la implementan. Por lo mismo, puede hablarse de programas como los Endpoint Security para empresas que controlan el acceso de los usuarios, el propio Big Data que además de sistematizar la información la custodia de forma eficiente, los software de contabilidad que ofrecen más seguridad que la contabilidad tradicional, etc. 

Qué sectores serán los más afectados por la transformación digital

Entre los sectores que serán más afectados por la transformación digital están de forma general todos aquellos dedicados a la fabricación de bienes terminados o semiterminados. Es así que independientemente de las reticencias que se tengan, la transformación digital es un proceso que empujará a las distintas compañías a terminar por aplicarla. En efecto, ya no consiste en una opción sino en una necesidad que se debe acometer para poder sobrevivir en los diferentes sectores. 

Algunos de los sectores que más afectados se verán por ella están por ejemplo el sector de la alimentación como consecuencia de la gran diversidad de proveedores, de procesos y de tipos de demanda que tiene y que por lo mismo requiere de una gran organización y optimización de todos los procesos. Por las mismas razones, debemos incluir a la industria química, la farmacéutica y la de los plásticos. También el sector agrario se verá afectado por la transformación digital así como industrias como la metalurgia. 

Por qué es necesario un ERP en la industria 4.0

Como hemos dicho, la transformación digital es un paso ya imperativo para algunos sectores por su propia naturaleza y por la transformación que dentro de las empresas terminarán haciendo sus competidoras. Es así que en el caso de querer sobrevivir deben adaptarse a dichos cambios para seguir siendo competitivas y poder sobrevivir en su sector. De entre todas las herramientas necesarias para implementar la Industria 4.0 en una compañía están los software ERP. Estos son sistemas de gestión integral de cada uno de los procesos que pueden ayudarnos a optimizar cada uno de ellos, obtener mayor rentabilidad en general del funcionamiento de nuestra empresa, reducir tiempos y costes asociados a nuestra actividad y en general implementar la calidad de nuestro funcionamiento y nuestro producto sin tener que invertir en más dotación de infraestructura. 

Por todas estas razones hay que resaltar de nuevo la necesidad de softwares ERP que pueden no solo ayudarnos a convertir nuestra fábrica en un centro inteligente sino de forma mucho más extensa hacer de nuestro negocio y cada uno de los departamentos que lo componen algo mucho más efectivo a la hora de realizar sus tareas. Eso, como no podía ser de otra manera, redundará positivamente en nuestros resultados así como en la satisfacción de nuestros propios clientes. 

En general podemos decir que la Industria 4.0 es más bien una visión acerca de la empresa que por lo mismo requiere un cambio en la filosofía que se tiene de ella y los valores asociados al trabajo. Dicha nueva organización afecta a cada uno de los niveles de una empresa e incluye una nueva organización de los grupos de trabajo (en células de trabajo) hasta una nueva forma de gestionar todos los recursos: desde la propia información hasta los recursos materiales y técnicos. Un reto que se debe asumir para estar a la altura de los medios que el siglo XXI nos ofrece a la hora de producir.